Edidción - Mezcla - Posproducción

Buscamos el espacio y el color excato para cada sonido grabado.




Sin dudas, esta es la etapa más creativa en lo que refiere al trabajo con el audio. No existe una 'forma correcta' de hacer las cosas ni mucho menos fórmulas infalibles para llevar adelante estos procesos.
Si bien no se pueden dividir ni aislar en forma absoluta (ya que forman parte de un todo), los diferentes procedimientos que tienen lugar durante esta instancia trabajan sobre tres ejes fundamentales: la corrección de posibles errores de ejecución o defectos de las tomas (edición), el ordenamiento y distribución de las señales (mezcla), y el aspecto artístico, en el que utilizaremos nuestros conocimientos y acudiremos a ciertos recursos creativos para definir una estética sonora para el disco (posproducción).

Cortar, copiar, pegar, arrastrar, estirar, etc. Las herramientas de edición permiten manipular en ciertas formas el audio grabado, de manera que -por ejemplo- se puedan corregir pequeños errores de ejecución o elegir las mejores partes de las diferentes tomas de un mismo instrumento, etc. La edición también puede utilizarse con fines creativos.

La mezcla propiamente dicha se centra en el objetivo de que cada señal de audio grabada consiga el lugar o espacio adecuado, logrando además que cada una tenga el peso o importancia que corresponda con respecto a las demás.
Entre muchas otras, las herramientas que suelen usarse para lograr esto son: el volumen, el paneo o balance (panorama estéreo), los filtros y/o ecualizadores, los procesadores dinámicos (compresores, compuertas, limitadores, etc.) y los efectos (reverbs, delays, etc.).

Editando tracks de batería con 'Beat Detective' (Pro Tools ®).

Uso de herramientas y recursos en forma creativa

Durante la etapa de posproducción abordamos el uso de muchas de las las herramientas y recursos que ya mencionamos, pero desde un costado totalmente creativo y con fines meramente estéticos.
Esta es la etapa en la que terminamos de redondear la estética sonora de las canciones potenciando todo lo hecho hasta el momento.
Una de las herramientas que más se usa durante esta etapa es la de automatización. Con ella podemos lograr que -por ejemplo- una guitarra que suena a la izquierda por un momento 'se corra' a la derecha, o que aparezca un delay en la voz sólo durante el coro, etc.
Éste es el momento en donde podés poner a prueba todas esas ideas que escuchás en tu cabeza.

Queremos que suenes como vos querés sonar.
Es importante aclarar que esta etapa se lleva adelante respetando siempre los gustos y opiniones de los músicos. Nunca tomamos decisiones finales.
Sin importar en qué forma trabajemos las mezclas (por nuestra cuenta o en forma presencial), siempre estarás al tanto y podrás modificar los resultados que vayamos obteniendo.