Producción

Potenciamos tus ideas para llevar tu música al máximo.




La producción musical engloba una serie de procesos que podrían abarcar desde la misma creación (composición) de las canciones hasta la grabación de las mismas en su soporte final de audio.
Es evidente que la complejidad del proceso variará en mucho dependiendo del nivel de profesionalismo con que se decida encararlo, pero sus elementos son básicamente los mismos, sea cual sea el nivel al que se realice.

El productor artístico es un personaje fundamental en la escena de la música. Sin embargo, muy poca gente sabe realmente cuál es su función.
Para entender su labor, podríamos compararla (salvando ciertas distancias) con la de un director de cine. El director se anticipa a la película y la ve en su cabeza, incluso antes de empezar a rodarla. Pero su verdadera habilidad radica en poder transmitir sus ideas a cada miembro del equipo con el máximo nivel de claridad, de tal manera que esa película que sólo existe en su cabeza, un día pueda hacerse realidad y ser disfrutada por el público. El director de la película podría ser también el guinista, o hasta incluso un actor; pero no necesariamente. Su verdadero papel es el de dirigir a cada uno de los miembros del equipo artístico y técnico involucrados en el proceso creativo de realización de la película.
Si bien hay bandas que se auto-producen, se considera que un productor externo (es decir, que no sea el mismo artista o un miembro de la banda), puede aportar una visión mucho más objetiva y llevar al artista o grupo mucho más allá de sus propias visiones.
Detrás de la mayoría de los discos más exitosos de los músicos más famosos del mundo, hubo un productor artístico.
Timbaland: Madonna, Justin Timberlake, Nelly Furtado, Rihanna, Katy Perry, entre otros.
Babyface: Madonna, George Michael, Whitney Houston, Mariah Carey, Tonu Braxton, entre otros.
Linda Perry: 4 non blondes, Christina Aguilera, Gwen Stefani, Alicia Keys, entre otros.
Emilio Estefan: Gloria Estefan, Ricky Martin, Shakira, Thalía, entre otros.

George Martin - En el estudio con Los Beatles.
Ph: www.ringofstars.ru

Borrador de la canción 'Like a Rolling Stone' de Bob Dylan

Te proponemos acompañarte durante las etapas del proceso en las que lo consideres necesario, y asesorarte para organizar y potenciar tus ideas de manera que puedas elevar tu producción a un nivel superior.

La composición es la etapa de creación de las canciones. Se puede trabajar en ella de infinitas maneras, pero a lo largo de todo el proceso se hablará frecuentemente de 'arreglos', se probarán diferentes solos, estructuras, etc.
Lo más común es que hayas llegado al momento de la grabación con esta fase cumplida. No obstante, nunca estará demás hacer una revisión de todos los aspectos básicos (tonalidad, armonías, estructuras, tempos, etc.) para asegurarte de que no te estás olvidando de nada que pueda hacer que la canción sea mejor. Tené en cuenta un buen disco tiene que tener buenas canciones, no sólo snonar bien. Nadie elige un disco por cómo se suenan la batería, el bajo o la guitarra...

Pre-grabación:
Si no has grabado nunca tus temas, es altamente recomendable que lo hagas y que luego los escuches, ya que eso te proporcionará una visión mucho más crítica del material que te permitirá tomar decisiones y realizar cambios en favor de la obra.
Si ya contás con una pre-grabación o una maqueta del material a grabar (ya sea un ensayo, un show en vivo, o cualquier otro registro, sin importar la calidad del audio), te ofrecemos escucharla juntos para analizar esos puntos clave que ya mencionamos, y sugerirte lo que sea necesario para lograr potenciar al máximo cada canción.
Seguramente te propondremos algunos cambios y arreglos musicales que te harán ver tu creación desde otro lado.
El objetivo en esta etapa es trabajar para que cada canción esté al máximo de sus posibilidades y que así se grabe.

Búsqueda y evaluación de tu sonido:
Luego de todo el trabajo estrictamente musical, comienza una sub-etapa dentro de la producción que está orientada a la búsqueda de la estética sonora.
En esta fase se crean y/o seleccionan los sonidos, es decir que se decide qué sonidos usar en el sintetizador, los amplificadores, qué tipo de afinación se le dará a la batería, etc.
Éste es un trabajo bastante duro y suele llevar su tiempo. De hecho, algunas decisiones de este tipo, a veces suelen dejarse para la etapa de posproducción.
A estas alturas, comienza a ser fundamental escuchar los resultados del trabajo para poder evaluar los cambios.
En este punto te propondremos hacer una pre-grabación de toma caliente (en vivo) en el estudio, o bien maquetear las canciones mediante el uso de programación MIDI para luego poder escucharlas y realizar la evaluación final de las mismas, y así poder avanzar hacia la etapa de GRABACIÓN.